El nuevo tridente ofensivo de Pumas... ¿Promete o está destinado al fracaso?

Los universitarios se reforzaron con Yúber Asprilla, Alejandro Arribas y Matías Alustiza

335185
False

Nadie en el futbol mexicano se perdió la final regia entre Rayados y Tigres en el 'Gigante de Acero'. Todos los que conforman la gran familia del balompié nacional siguieron muy de cerca la serie entre los equipos que han redefinido la manera de ganar en la Liga MX y el cómo hacerse de un lugar en la historia.

Pero si alguien prestó especial atención, o al menos eso es lo que muchos aficionados quieren creer, fueron Rodrigo Ares de Parga y los románticos que convirtieron a Pumas en el hazmerreír del futbol mexicano.

Y es que mientras los equipos regiomontanos cada vez presentan argumentos más sólidos para incluirlos en la lista de los equipos grandes, el Club Universidad Nacional está en plena decadencia gracias a la filosofía que implementó su actual presidente, la cual consiste en volver a las bases y recuperar la cantera, como si aún se tratara de 1975, año en que Guillermo Aguilar Álvarez hijo tomara las riendas de la institución.

Por supuesto que el proyecto del ADN Pumas fue un fracaso y ahora el conjunto auriazul, sumergido en una severa crisis de identidad, es el sotanero del futbol mexicano y va en camino a meterse en serios problemas de descenso. Todo gracias a que su actual mandamás no quiso comprender que el negocio del futbol ya no es el mismo que hace 40 años y su mayor preocupación, antes que ganar títulos, era producir jugadores para la Selección Mexicana.

Pero tal parece que la crisis sí hizo reaccionar a Ares de Parga y su círculo cercano, pues de cara al Clausura 2018 los Pumas ya se reforzaron con el colombiano Yúber Asprilla, el español Alejandro Arribas y el argentino Matías Alustiza. Por fin se entendió en el seno de Universidad que en el futbol mexicano es imposible competir o ser protagonista sin extranjeros de calidad o jugadores nacionales de élite.

Las contrataciones de Asprilla y Alustiza, sin embargo, servirán para atacar el segundo mayor problema de los auriazules el semestre anterior: el ataque. Sí, Nicolás Castillo se encuentra en la terna de los mejores delanteros de la Liga MX, pero el chileno fue el único 'nueve' nominal de los Pumas en el Apertura 2017 y quedó comprobado que necesita ayuda de elementos con experiencia y no de canteranos que, ante la necesedad de la directiva por demostrar que el trabajo en fuerzas básicas está rindiendo frutos, subieron de un torneo a otro de la sub-17 al primer equipo como fue el caso de Brian Figueroa.

Durante los 6 partidos que dirigió, si bien los resultados continuaron por la misma línea para los Pumas, David Patiño dejó algo en claro: es ofensivo y emplea a 3 elementos en ataque. Alan Acosta, Jesús Gallardo, Mauro Formica, Pablo Barrera y Brian Figueroa fueron los únicos jugadores con los que contaba el técnico para conformar su tridente y ninguno de ellos presume la etiqueta de delantero natural.

Por ello, el regreso de Nicolás Castillo a las canchas tras su operación de tobillo y los fichajes de Yúber Asprilla y Matías Alustiza proporcionan una solución para el técnico y fortalecen las opciones de ataque para los Pumas. Mientras el colombiano y el argentino se encargarán de generar peligro por las bandas y el centro del campo, el chileno será el referente de área, el hombre que será buscado en cada centro, en cada servicio a profundidad y al término de cada triangulación entre las defensivas rivales.

Como opciones de recambio, y tomando en cuenta que a Patiño también le gusta poblar la media cancha con 3 centrocampistas, ahora estarán Pablo Barrera, Jesús Gallardo y Mauro Formica. Los Pumas, al menos en el papel, ya cuentan con un banco de suplentes de miedo capaz de brindar respuestas cuando el juego defensivo sea complicado de superar.

¿Qué conocemos de Yuber Asprilla? Muy poco, pero el colombiano promete desequilibrio y profundidad por los costados, mientras que 'Chavo' es un hombre ya probado en el futbol mexicano que aún tiene calidad de sobra pese a sus 33 años de edad.

El nuevo ataque de Pumas promete goles y espectáculo, pero ahora la línea a reforzar será la defensa, en específico: los laterales.

Ver más: LA VENTA DE GERARDO ALCOBA REPRESENTÓ EL FIN DE UNA ERA PARA EL CLUB UNIVERSIDAD NACIONAL

Deja tu comentario