LeBron y Curry, rivales en lucha por la NBA; unidos vs. mismo oponente

Más allá de Cavaliers, Celtics, Warriors y Lakers, la liga parece unirse contra el presidente.

326653
False

Ya, bueno, el tipoff es hasta el martes, pero la adrenalina está desbordándome hacia la temporada bajo el mayor escrutinio en la historia reciente, encabezado por dos estrellas que son acérrimos rivales en la duela como LeBron James y Stephen Curry, pero con un oponente en común.

Se detonó a finales del pasado septiembre con las palabras dubitativas del chef Curry sobre la visita a la Casa Blanca. Esto fue suficiente para que el presidente de Estados Unidos utilizase su cuenta de Twitter para quitarles la invitación a los campeones de la NBA.

Pero el encono arrancó mucho antes, quizá cuando LeBron fue uno de los jugadores que practicó con la camiseta que tenía la leyenda "I can’t breathe" (no puedo respirar), últimas palabras del ciudadano Eric Garner, quien murió asfixiado por la policía, que se acercó a él bajo la sospecha de que vendía cigarros y que lo detuvo después de que éste expresó su molestia de ser acosado -por su color de piel-.

No está de más recordar que 8 de cada 10 basquetbolistas en la NBA son personas de color, según el reporte de 2017 del Instituto de Diversidad y Ética en el deporte. Mientras otras estrellas (como de NFL y MLB) dudan en doblar la rodilla, James (y muchos más de la NBA) está pasos adelante, sin temor a "virus Kaepernick" y muy en serio.

LEBRON JAMES DEFENDIÓ EL DEPORTE Y ATACÓ A DONALD TRUMP

Mucho más seria que la rivalidad por la cima de la Conferencia Este, aunque en esta luce cómo LeBron se reunió con sus compas Dwyane Wade y Derrick Rose en Cleveland, sede del cambio más sonado de los últimos años y que tmbién llevó a Jae Crowder, Ante Zizic y Isaiah Thomas.

Por Thomas, la estrella más chaparra (1.75 metros) de la Liga, es que la hostilidad de estos portentos de equipos se ha vuelto personal. El nuevo movedor de los Cavs (tras deslumbrar con Boston) está resentido con quien "nunca más hablara": Danny Ainge, directivo de Celtics responsable del cambio.

Thomas quiere hacer que Ainge se arrepienta por el resto de su vida, mientras que Kyrie Irving, nuevo responsable de la ofensiva del cuadro del trebol, ansía demostrar que su triple que le dio el título a los Cavs en 2016 es solo una prueba de la dulce vida fuera de la sombra de LeBron James. Bueno, esta vez se une a un conjunto que incluye a uno de los mejores tiradores de la Liga (Gordon Hayward), el polivalente dominicano Al Horford y la mente brillante de Brad Stevens.

Esto es nada más en el Este, pero aquí ya no hay mucho más espacio para el Oeste y su batalla entre Spurs y Rockets, en una conferencia que luce afianzada al talento de los "shooting Warriors", y en donde Stephen Curry es quien parece dictar el ritmo.

Y así está por arrancar una temporada de partidos monstruosos, tanto en los esfuerzos por levantar el trofeo Larry O'Brien, como el de una asociación en la que sus integrantes (basquetbolistas como Curry y James) no bajan los brazos y manifiestan sus preocupaciones, pese a que generalmente vayan en contra de su enemigo en común, y por lo que leo, la NBA ya va ganando.

Deja tu comentario