Porqué “Canelo”-Golovkin no define al mejor libra por libra

Nuestro enviado especial da su punto de vista sobre que sí y que no está en juego en la pelea del T-Mobile Arena de Las Vegas.

322808
False

Mucho se habla de que la pelea que tenemos entre manos entre Saúl “Canelo” Alvarez y Gennady “GGG” Golovkin, por el supercampeonato mediano de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB); y los campeonatos mundiales del Consejo Mundial de Boxeo (CMB) y de la Federación Internacional de Boxeo (FIB), es ni más ni menos que la definición sobre quién será el mejor boxeador libra por libra de la actualidad.

Con un Floyd Mayweather Jr. que realizó la picardía de regresar apenas para un show –aparentemente- final ante Conor McGregor (bicampeón de UFC aunque no boxeador, más allá de que tenga una licencia de la Comisión Atlética de Nevada que lo autorice a boxear) a cambio de ganacias que se miden en centenares de millones de dólares; el trono de quién es el mejor boxeador del mundo busca sucesor.

En tiempos pretéritos se instauró el concepto de mejor boxeador libra por libra para romper la tendencia de considerar al campeón pesado como el mejor del mundo. El término “campeón de todos los pesos” era sinónimo de monarca de la máxima categoría. Había una lógica: el mejor de la división que permite tener mayor volumen físico era el que vencería a cualquier oponente en cualquier peso por una cuestión de preponderancia anatómica, resistencia y poder que vienen de la mano con el mayor kilaje.

La idea del mejor peleador libra por libra (o peso por peso), entonces, se comenzó a utilizar como una forma de equilibrar conceptualmente las diferencias de peso. El fundamento es: si todos los boxeadores pesaran lo mismo, y por consiguiente tuvieran mayor paridad física, el mejor boxeador sería al que se llame “campeón libra por libra”. El mejor de todos.

La proliferación de organismos que otorgan campeonatos del mundo también ayudó a empujar el concepto para determinar, además, quién es el mejor peleador de una sola categoría. En la actualidad, entre supercampeonatos, campeonatos regulares e interinatos, y tomando en cuenta las cuatro entidades más relevantes, se pueden encontrar hasta nueve boxeadores que se llamen campeones mundiales con, más o menos, un argumento sólido. Es un poco forzada la conclusión, pero hipotéticamente irrefutable.

Retomando: hasta ahí llega el consenso con el tema del mejor libra por libra. Porque el gran dilema en relación a este concepto es que son escasas las veces en las que quienes formulan una clasificación de esta especie explican los preceptos para resolver cómo se determina esa superioridad.

ALGUNOS RANKINGS LIBRA POR LIBRA

El sitio Boxrec.com, una base de datos donde figuran los récords de los boxeadores de todo el mundo (en el que al menos los de los púgiles de cierto nivel son creíbles), no solamente es la fuente más consultada por toda la industria, llámese promotores, entrenadores, boxeadores, matchmakers ymiembros de la prensa; y aficionados, sino que ha desarrollado un complejo algoritmo para realizar clasificaciones por categoría y peso por peso.

Sus editores confeccionaron una serie de variables relacionada a resultados, nivel del rival enfrentado y en qué categorías. No toma en cuenta en absoluto los campeonatos: ni regionales, ni mundiales ni de ninguna especie. Se puede estar o no de acuerdo, pero al menos tienen una explicación para su ranking.

Para el algoritmo de Boxrec.com hoy por hoy “Canelo” es el mejor boxeador del mundo. Y “GGG” figura en el sexto lugar.

Golovkin muy cerca lo tiene a Jeff Horn (octavo), el australiano que nunca tuvo una de sus 17 peleas fuera de su país, aunque, claro, en su última contienda le capturó el cetro de la Organización Mundial de Boxeo (OMB) a Manny Pacquiao… además de muchos de sus puntos en la clasificación libra por libra del sitio de récords.

Horn figura tres puestos encima de Keith Thurman, supercampeón AMB y campeón CMB en la misma categoría, quien es también invicto, pero, si bien no le ganó a este veterano Pacquiao, tiene en su haber triunfos ante todos estos ex campeones mundiales: Danny García (al que le quitó el invicto en su plenitud), Shawn Porter, Robert Guerrero, Luis Collazo, Julio Díaz, Carlos Quintana y Diego Chaves.

Suena discutible, ¿no? Pero al menos Boxrec.com ofrece un cálculo matemático racional y transparente que le da más valor a lo hecho por Horn que a lo realizado por Thurman. Es su criterio.

La revista The Ring, autodenominada “La Biblia del Boxeo” y actualmente propiedad de Golden Boy Promotions, también formula sus rankings libra por libra.  

Los criterios son: resultados, que según la legendaria revista es el punto de mayor relevancia. Luego entra en juego el nivel de la actuación, esto quiere decir cómo gana o pierde un boxeador; y finalmente logros en el pasado, que pueden influir, incluyendo el nivel de oposición.

Con estos parámetros el consejo editorial de la revista hace las evaluaciones y definiciones. Hay muchos conceptos de alta subjetividad como la evaluación de la performance de un boxeador (sino pregúntenle a Mayweather que derrotó una catarata pocas veces vistas de campeones y se retiró invicto, pero será discutido por los siglos de los siglos), logros en el pasado que “pueden” influir. La duda hay es por qué "pueden". Debería estar claro si es así o no.

De esta forma las diez peleas de Vasyl Lomachenko (incluyendo un resultado negativo) lo ponen por encima de, por ejemplo, los 37 triunfos sin derrotas de Mikey García. El ucraniano está cuarto en The Ring y el campeón ligero CMB octavo.

Que se entienda bien, quizás sea justo, lo cuestionable es cómo se evalúan los resultados como para que un peleador con apenas diez combates (¡y perdiendo uno!) supere a uno que está invicto con casi cuatro veces más peleas.

Entonces, quizás con alguna cuota de maldad, se puede suponer que hay otros factores además de los enunciados. No obstante, al menos The Ring tiene escrito algunos criterios que determinan que Andre Ward es el mejor del mundo hoy por hoy.

Finalmente está el ranking libra por libra de ESPN.com, que quizás sea el más sencillo de entender en su proceso de confección, pero el que menos explicación tenga sobre los criterios. Hay conformado un panel conformado con diez periodistas especializado del medio. Cada uno arma su listado mes a mes y según la posición se le entrega una puntuación a cada boxeador. Al que se vota primero se le otorgan 10 puntos, al segundo 9 y así en orden decreciente. Luego se suman los puntos totales de las 10 votaciones y queda conformado el listado.

Así han determinado que el mejor de la actualidad es Golovkin.

¿”CANELO”-“GGG” DEFINE EL MEJOR LIBRA POR LIBRA?

Entendiendo el carácter lúdico de la determinación sobre quién es el mejor peso por peso se puede, más o menos, visualizar a un mejor boxeador del momento. Pero si retomamos al concepto de encontrar un peleador tan sobresaliente que vencería a cualquier independientemente de las categorías la cosa cambia.

Un factor que no está explicitado y que parece invalorable para la definición es entender la cantidad de conquistas que un boxeador tenga en diferentes categorías. Cuando más, mejor. Si se hace un repaso se encuentran ejemplos de boxeadores que fueron nombrados como el mejor libra por libra con esa característica.

Se nombran solamente algunos de los últimos tiempos: Mayweather (campeón en cinco categorías), Pacquiao (ocho), Roy Jones Jr. (cuatro), Shane Mosley (tres), Oscar de la Hoya (seis), Pernell Whitaker (cuatro) y Julio César Chávez (tres).

Suena lógico que si un pugilista compite con éxitos importantes en varias categorías entonces tienen una tendencia a superar a sus oponentes independientemente de las diferencias de peso.

Si se acepta ese criterio, ni “Canelo” (con títulos y victorias relevantes apenas en dos categorías) ni mucho menos Golovkin (ultra determinante entre los medianos, pero sin explorar otros pesos) completan el requisito. Al menos en la misma sintonía de los peleadores citados más arriba.

Otro factor relevante para quien esto escribe son las victorias ante peleadores de élite, entendiendo a estos por grandes campeones, a pugilistas que lograron capturar algo de la historia del boxeo.

Y ahí nuevamente “Canelo” tiene alguna ventaja con sus victorias ante Miguel Cotto, Mosley y, con algo de buena voluntad, Amir Khan, aunque en este último caso el peso acordado hacía inviable un triunfo del británico.

Golovkin directamente no ha enfrentado a nadie hasta el momento que vaya a ser recordado dentro de, si se quiere, 20 años como uno de los grandes.

A veces la coyuntura de la categoría no colabora para que se pueda cristalizar este último requisito. Como se dijo, “Canelo” tuvo que ir a buscar a un gran peso superligero y respetable welter para someterlo en una pelea técnicamente en mediano como Khan. Y “GGG” hizo lo propio con el otrora campeón welter FIB Kell Brook.

Incluso a Alvarez le confeccionaron una exótica contienda con Julio César Chávez Jr. en un peso pautado entre los límites de mediano y supermediano. El resultado fue una victoria sin brillo ante un rival erosionado por cumplir con el kilaje pautado.  

Cotto es el otro jugador fuerte que anduvo rondando en estos últimos tiempos en los medianos y el mexicano tiene el crédito de haberlo enfrentado y derrotado. Pero no hay mucho más.

Por eso esta contienda no definirá el mejor libra por libra. Quizás hoy no exista. O por lo menos con un consenso como el que generaba Mayweather.  

Lo que define es quién es el mejor mediano del mundo. No es poca cosa. Es el desafío del peleador más taquillero del momento (siempre que Mayweather siga fuera) ante el que es considerado hace mucho tiempo el mejor mediano del mundo. Debería alcanzar con eso.

Deja tu comentario