Hablan los que más conocen a “Canelo” y Golovkin

“Chepo” y Eddy Reynoso, por el lado de Saúl Alvarez; y Abel Sánchez, entrenador de “GGG”, admitieron una influencia mínima en el desarrollo de la pelea, pero dieron pistas sobre qué puede pasar.

322642
False

¿Cuánto influye un entrenador en el resultado de una pelea? Como en casi cualquier orden de la existencia, no hay una respuesta unívoca. ¿Cómo medir -literalmente- esa influencia? Depende del entrenador, lógicamente del boxeador, y de la amalgama que brote en su relacionamiento. Hay peleadores que por atender a la esquina en exceso pierden un combate y quienes por hacerlo lo ganan. La historia del pugilismo está llena de uno y otro ejemplo.

Pero lo que sí encontramos en esta previa del choque entre Saúl “Canelo” Alvarez y Gennady “GGG” Golovkin, que este sábado se miden en el T-Mobile Arena de esta ciudad por tres de los cuatro cetros de los pesos medianos (aunque quien gané claramente será el mejor de la categoría en el mundo), es que ambos líderes de equipo coinciden en que su labor es proponer y la del boxeador, en la medida que el rival lo permita, disponer.

“Al final de cuentas, se hace lo que te permite el rival. Toda la gente siempre dice: ¿Qué vas a hacer? La respuesta es “lo que te permita el rival”. Porque tu rival tiene que permitir lo que vas a hacer”, reflexionó José “Chepo” Reynoso, manager y líder del Team Canelo. Sentado a su lado, en una rueda con los medios, Sánchez asintió con su cabeza.

Más allá de esa influencia relativa, de lo que sí se puede estar seguro es que nadie conoce tanto a “Canelo” como Don “Chepo” y Eddy Reynoso, su entrenador. Trabajan con el mexicano desde que era un adolescente y han orientado la trayectoria deportiva de quien es hoy por hoy el boxeador más taquillero del momento, al menos si asumimos que Floyd Mayweather Jr. está definitivamente retirado.

Y otro tanto pasa con Abel Sánchez, forjador de la carrera profesional de Golovkin luego de un extraordinario recorrido aficionado.  

Ambos equipos conocen puntos fuertes y débiles. Oportunidades y amenazas. En definitiva, son quienes tienen mayor base de conocimiento para interpretar qué puede ocurrir con esta pelea, que como todo combate de gran atracción es complejo de descifrar de cara al futuro. Por más que las apuestas favorezcan por leve margen a “GGG”, estamos hablando virtualmente de una contienda de 50/50.

Este cronista ya se había cruzado con Sánchez en un pasillo de las salas de casino que hay en el hotel MGM Grand (alojamiento oficial de la contienda, aunque el Team GGG se instaló en el Mandalay Bay) para cruzar algunas preguntas que mostraron una confianza absoluta del lado del kasajo.

Los conceptos del entrenador de “GGG” se resumen en estos puntos:

  • “Canelo” no pudo lastimar a Cotto a pesar de ser más grande.
  • El mexicano peleó con un Julio Cesar Chávez Jr. liquidado por dar un peso muy bajo (“un muerto” fue la definición textual) y no pudo conmoverlo.
  • No es el rival más complicado de la carrera de “GGG”: Daniel Jacobs, David Lemieux y Curtis Stevens, eran rivales más difíciles.
  • La velocidad de manos de Alvarez es una preocupación.
  • Es ridículo pensar en un nocaut del “Canelo” a Golovkin.

Lo dicho. Seguridad absoluta en los factores que volcarían la pelea para el lado del kasajo.

Por el lado del “Canelo”, unas simples preguntas básicas develan el pensamiento sobre qué puede resultar cuando llegue la hora de la pelea.

Este fue el ida y vuelta de este enviado con Eddy Reynoso.

- ¿Qué les preocupa de Golovkin?

-Pues Golovkin es un peleador fuerte, con una pegada sólida. Siempre está ahí. Y un peleador con esa disciplina, con esa garra y con esa hambre siempre va a ser peligroso.

- ¿Y de qué debería preocuparse Golovkin de “Canelo”?

-Pues “Canelo” es un peleador habilidoso, un peleador fuerte. Un peleador que sabe trabajar las distancias, que sabe fintar, sabe contragolpear, es un peleador más completo.

- ¿Qué pelea podemos esperar: una estratégica o una de poder a poder?

-Pues dependiendo de cómo se comporten los peleadores arriba. A veces uno trata de decirle lo que más o menos tienen que hacer y el peleador es el que decide ya cuando suena la campana. Ellos traen otro “chip”. Entonces sí, lo que aseguro es que va a ser una pelea fuerte por el estilo de los dos boxeadores.

Ahí queda marcado el límite. En el ring, los boxeadores. Los entrenadores en la esquina y con influencia escasa.

Pero leyendo la frase se entiende: “Canelo” puede notar algo que desde la esquina no perciban. ¿Será tan inquebrantable la quijada de “GGG”? ¿Pegará tan fuerte como se supone? ¿Qué influencia tendrá el marco? No son pocos los boxeadores que ante la excitación que bulle en las gradas pierden los estribos y toman riesgos indebidos. Y la mayoría del estadio se espera que esté con el mexicano.  

Por eso, mejor escuchar a los que más conocen a los boxeadores para seguir reflexionando y pensando qué puede ocurrir. En definitiva, ése es uno de los placeres grandes que tiene el boxeo, donde el goce supremo, la pelea en sí mismo –aunque no siempre, lamentablemente-, puede acumular a lo sumo efímeros 47 minutos.

Y esto dice “Chepo” Reynoso: “La pelea es dura para los dos. Los dos saben que son los mejores por el momento. Están los dos en su tiempo. Los dos van a luchar por el triunfo. Por eso todos sabemos que no vamos a una noche de placer. Será una noche muy dura”.

Deja tu comentario