¿Qué sucede en CU? ¿Palencia era realmente el problema?

Los Pumas de Rodrigo Ares de Parga marchan en el penúltimo puesto de la clasificación

322246
False

La actuación de Pumas en casa frente a Xolos rayó en el ridículo. A Juan Francisco Palencia se le culpaba por la supuesta falta de idea del equipo y la inoperancia en ataque. "¡Fuera Palencia!" fue el grito predilecto de la afición que retumbó en las gradas del Estadio Olímpico Universitario hasta que cedió la directiva. Pero el problema no se arregló con el cambio de entrenador. Bajo el mando de Sergio Egea y después de dos semanas para trabajar, y adaptarse, al nuevo esquema del técnico entrante, el conjunto auriazul no mostró el mínimo cambio en cuanto a su accionar. ¿Realmente el problema se llamaba Juan Francisco Palencia?

Tal vez la salida de emblemas como Alejandro Palacios y Darío Verón durante la etapa de 'Gatillero' puso a la gente en su contra, pero lo cierto es que ese par de jugadores siempre aportaron, y contagiaron, lo intangible que ha caracterizado al equipo universitario desde sus inicios: garra, entrega, corazón y coraje dentro del rectángulo verde. El domingo, en el partido ante Tijuana, ni siquiera eso fue evidente en los futbolistas de casa.

Ya no cabe analizar si Egea modificó a línea de 3 centrales para habilitar a Mendoza y Van Rankin como carrileros, si confió en Joffre Guerrón para que el ecuatoriano se desempeñara como un segundo delantero por detrás de Nicolás Castillo o si Abraham González fue el sacrificado, sorprendentemente, ante los constantes problemas en el mediocampo. La actuación de Pumas en el Apertura 2017 ya no requiere de un análisis futbolístico. A este equipo, ahora, hay que juzgarlo desde las decisiones que se han tomado desde el interior. ¿El enemigo está en casa?

Cuando asumió el cargo como presidente del patronato, Ares de Parga aseguró que el club recuperaría su identidad como formador de futbolistas y principal semillero de la Selección Nacional. Pero seamos sinceros: En pleno siglo XXI, cuando el futbol es dominado por los gigantes monetarios, ¿aún está vigente ese modelo deportivo y de negocio? No se trata de deshacerse de la cantera o de olvidar por completo el proyecto de Fuerzas Básicas, sino simple y sencillamente se trata de aceptar que con futbolistas formados en casa ya no es posible triunfar en el futbol mexicano. ¿Participar? Por supuesto. ¿Pero competir y ser protagonista? Para nada.

Los puristas y románticos, los aficionados que han tenido la oportunidad de vivir los 7 campeonatos del Club Universidad Nacional, podrán refutar el planteamiento. Pero lo cierto es que el corpus para el análisis lo tenemos en la palma de la mano. Durante el torneo Apertura 2015, los Pumas de Memo Vázquez fueron líderes del fubol mexicano y, posteriormente, subcampeones con una base de 8 futbolistas no nacidos en México: Darío Verón, Gerardo Alcoba, Daniel Ludueña, Ismael Sosa, Matías Britos, Fidel Martínez, Silvio Torales y Dante López. Con ese plantel perfectamente conjuntado entre extranjeros y canteranos, se llevó a los Tigres de 'Tuca' y Gignac, ahora considerado el mejor equipo del continente, a definir un campeonato desde la tanda de penales. Ese mismo grupo, después, compitió al tú por tú contra los mejores equipos de América en la Copa Libertadores y se quedó, otra vez, a un solo un disparo desde el manchón penal de avanzar a semifinales.

Pero ahora la realidad es distinta. Ares de Parga prescindió de ese grupo de extranjeros, únicamente permanece Gerardo Alcoba, y le brindó la completa confianza a los elementos formados en cantera. Si bien el número de futbolistas no nacidos en México se redujo a tan solo 7 con respecto al Apertura 2015, el principal cambio consiste en utilizar a solo 4 o 5 extranjeros por partido. Y aunque también hay que tomar en cuenta la calidad y el rendimiento de esos extraneros, Joffre Guerrón fue contratado por Pumas después de estar 6 meses sin actividad en el futbol profesional y ahora solo registra 1 gol en casi 500 minutos disputados entre Liga y Copa, el resultado es un penúltimo lugar en el Clausura 2017 con tan solo 18 puntos cosechados de 51 posibles, que el equipo se mantenga exactamente en la misma posición tras 8 jornadas del presente torneo y, por si fuera poco, la peor racha de derrotas en toda la historia del club. Si juntamos el Clausura 2017 con el Apertura 2017, los universitarios registran 10 descalabros en sus últimos 12 partidos.

Es posible que los Alfredo Saldívar, los Josecarlos Van Rankin, los Alan Mendoza, los David Izazola, los Kevin Escamilla o los Alfonso Nieto no tengan el nivel para competir y representar en Primera División a un grande del futbol mexicano como lo es Pumas, pero los menos culpables son ellos. El responsable es la persona que toma la decisión de incluir a esos elementos en la plantilla del primer equipo por el simple hecho de ser formados en casa. El Club Universidad Nacional, si realmente quiere rescatar la Cantera, debe comprender que no es debutar jugadores nada más porque sí. A la élite deben subir los futbolistas de calidad, los que demuestren dentro y fuera de la cancha que son capaces de representar y responder por los colores azul y oro tanto en tiempos de crisis como en momentos de éxito. En pocas palabras, calidad por encima de la cantidad.

Los próximos rivales de Pumas en Liga son el campeón Chivas  y León en casa. El conjunto auriazul no gana en territorio del Guadalajara desde 1981 y se regresó con derrota a la Ciudad de México tras sus últimas cuatro visitas. En el presupuesto está caer ante los rojiblancos y, también, perder frente al León de Gustavo Díaz en Ciudad Universitaria. El actual panorama de Pumas incluye igualar el número de derrotas consecutivas más abultado en la historia del club.

Pero si Juan Francisco Palencia no es el culpable de la actual crisis, los extranjeros no han rendido como se esperaba y los jugadores de Cantera han evidenciado serias limitaciones al competir en el máximo circuito del futbol mexicano, deduzcan ustedes, entonces, sus conclusiones...

Ver más: ¿ALINEACIÓN INDEBIDA DE JUAN ITURBE ANTE PUMAS?

Deja tu comentario