¿Tiene rivales el Bayern en la Bundesliga?

Dominador actual e histórico del fútbol alemán. Ezequiel Daray y un análisis imperdible.

297522
False

Es innegable que, históricamente, el FC Bayern ha sido dominador en la Bundesliga. De 53 ediciones de la liga alemana en la era moderna, el equipo bávaro ganó 26 veces el “Meisterschale”. Los otros 27 títulos se reparten entre muchos equipos, ya que ocasionalmente ha peleado con el Dortmund, el Borussia Mönchengladbach, el Werder Bremen o el Hamburgo.

Hoy, con 13 puntos de ventaja sobre un Leipzig que se desinfla, se encamina a ganar su quinto título local al hilo. Muchos dicen: “el Bayern siempre ganó, pero, desde Guardiola en adelante, aplasta”. Esto se verificó en las últimas temporadas. Sin embargo, ¿es una tendendica irreversible? Yo estoy seguro de que no.

¿Por qué gana el Bayern? Porque tiene el mejor equipo, sería la primera respuesta. Lo que nunca podremos afirmar es que esto pasa porque tiene mucho más dinero que el resto. La repartija de derechos de TV de la Bundesliga, junto con la de la Premier, son las más equitativas de Europa. En la caja de Múnich no entra mucho más dinero que en la de Dortmund, por la televisión.

La respuesta principal es que el FC Bayern empezó a hacer un trabajo, hace unos 20 años, por construir una marca a nivel mundial, como son Real Madrid o Manchester United. La gran diferencia entre el Bayern y el resto está en la cabeza, formada por un grupo de ex glorias de la Bundesliga, que están pensando en cómo ganar la Champions de 2022, mientras el resto se desvive por el presente, o un futuro más corto.

El Bayern recibe hoy, eso sí es cierto, mucho más dinero por publicidad, si lo comparamos con el resto. Pero eso se debe a este trabajo, y a llevar consistentemente al equipo de viaje por mercados como los Estados Unidos, China, Oriente Medio, etc. Hoy, equipos como el Dortmund o el Leipzig, que casualmente (o no) están peleando por entrar en Champions, descubrieron el fascinante mundo del marketing mundial, en el que vive el Bayern hace décadas.

Si revisamos los 18 entrenadores de la Bundesliga, veremos que hay algunos entrenadores extranjeros, como Hasenhüttl, en Leipzig, o Stöger, en Köln, ambos austríacos. Pero el único DT de la Bundesliga que no tiene el alemán como lengua materna es Ancelotti, el técnico del Bayern, como lo era Guardiola, hasta el año pasado. Un técnico de talla mundial, de otro país, vende en Alemania y en el mundo.

Los muniqueses no invierten su dinero en Messis ni Ronaldos, y no porque no los puedan comprar. Estratégicamente, mantienen un equilibrio en el plantel, sin súper estrellas. Son especialistas en ir a buscar jóvenes que ya se destacan en Europa, y hacerlos explotar. Claro, muchas veces eso implica comprarle jugadores a sus rivales directos, como pasó con Lewandowski o Hummels, viniendo desde el Dortmund.

Precisamente, el equipo del Ruhr creo que ha entendido esto, y gastó 150 millones de euros en el último verano en armar un equipo de jóvenes como Dembélé, Guerreiro, Mor, Isak o Bartra. Ese es parte del modelo Bayern. También lo hizo el Leipzig con los Forsberg, Werner o Keita. Siempre digo, si Dortmund o Leipzig mantuvieran y mejoraran esta base tendríamos a dos súper equipos más en pocos años.

El rumbo ahora, parece el indicado. El objetivo de Dortmund o Leipzig es convertirse en marcas mundiales, como el Bayern, para que las estrellas que llegan no se quieran ir más. Hasta el momento es un rumor, pero, mientras Dembélé llegue al Dortmund como paso previo al Barcelona o Aubameyang sueñe con el Real Madrid, el BVB nunca será el Bayern. El que llega a Múnich nunca más se quiere ir.

 

No es cuestión de dinero, sino de planificación. Bayern empezó 20 años antes, y recortar la diferencia no será cosa de una temporada. El modelo de austeridad y pureza alemán sirvió, hasta que en Múnich decidieron conquistar el mundo. ¿Podrá el resto? Yo creo que sí, pero llevará un tiempo.

Deja tu comentario