Y si fuera el que todos dicen...

Un misterioso enmascarado se ha presentado en la AAA, pero, ¿será el ídolo que todos esperan y creen conocer? No te pierdas la opinión de Miguel Fonseca

156469
False

Mucha, pero mucha gente, ha hablado en los últimos días sobre la llegada a AAA de un misterioso personaje. Es el hombre que apareció en el Gimnasio Juan de la Barrera usando una capucha, primero, y ataviado de blanco en Tapachula. Luego, en Tuxtla Gutiérrez, hizo su arribo utilizando una bien conocida máscara de plata y oro.   

Está visiblemente alineado con el bando técnico y además, en breves pero sustanciosas acciones, ha dejado ver una ejemplar calidad y una espectacularidad muy fina.  

En Tapachula y Tuxtla Gutiérrez fue bien recibido por la afición, que pareció identificarlo. Literalmente se robó la noche. Y es sencillo de entender: cuando un luchador está en el gusto popular, la forma de caminar, pararse o saludar, son suficientes para ser reconocido incluso fuera de las arenas.  No se diga  tras realizar un vuelo como el visto en Tapachula. En resumen, más y más gente, en este momento, cree saber quién es el hombre en cuestión. En Tuxtla utilizó aquella máscara, ¿será posible?

En las redes sociales se ha desatado ya toda suerte de rumores a este respecto. Que si se trata del que todos dicen, que de ser él, cómo se presentará, y si será capaz de volver al top de la popularidad en los rings mexicanos, como se encontraba cuando partió a los Estados Unidos.

En los años que tengo en el medio de la Lucha Libre profesional, he conocido de todo. A todo tipo de luchadores y luchadoras, de todos los niveles. He observado cientas de horas de transmisiones luchísticas en video, de todas las empresas. Recuerdo con claridad rivalidades y situaciones que ocurrieron hace más de veinte años, aunque todavía era un niño en ese momento. Si algo he aprendido, contando también mi tiempo como periodista y escritor, es que dentro de este impredecible ambiente, un ídolo es y será un ídolo. 

La gente encumbra a un luchador y ya no lo baja de ese pedestal.  Lo hace adquirir un status casi etéreo.  Se vuelve mito y con ello prócer; sus hazañas son contadas y maximizadas por el 'vox populi' casi al grado de atribuirle características sobrehumanas.   

El público puede, incluso, "enojarse" con su ídolo, pero no deja de contemplarlo al mismo nivel previamente otorgado. El nivel del que "ya la hizo".  El del luchador que, como se dice, ya está más allá del bien y del mal.  

Sí, en efecto,  se trata de aquel que todos suponen, estamos viviendo un acontecimiento trascendental, al tratarse de uno de los más importantes luchadores mexicanos de las últimas décadas. Obviamente la gente no le ha olvidado y con seguridad le prodigaría su cariño.

Hace poco hablaba con un amigo sobre las sorpresas en la Lucha Libre, y le dije que, hasta ahora, la de mayor impacto era la vivida en Rey de Reyes 2010 (quien no sepa de qué hablo, vaya al sitio oficial de AAA e indáguelo). No obstante, creo que este luchador misterioso, de confirmarse su identidad, podría superar la trascendencia de aquello.  

Lo único que aseguro es que, tras todo lo hasta hoy vivido, es que al público mexicano le faltan muchas cosas por observar.

Deja tu comentario