El Betis logró con suficiencia una victoria por 2-0 ante el Ferencvaros húngaro en la quinta jornada del grupo G de la UEFA Europa League, lo que, unido a la victoria del Bayer Leverkusen ante el Celtic de Glasgow (3-2), le asegura ya el pase a la siguiente fase como segundo, mientras que el conjunto alemán será el primero.

El equipo español afrontará ya la sexta y última jornada en este grupo en Escocia sin nada en juego, pues no puede acceder a la primera plaza ni tampoco ceder la segunda al Celtic, por lo que no podrá entrar directamente en la ronda de octavos, como hará el Leverkusen, y sí en la de dieciseisavos, en la que se encontrará con un rival procedente de la Champions.

De entrada el partido arrancó deslucido por la lluvia, lo que restó público en las gradas y algo de mas inestabilidad al césped, pero el Betis lo solucionó por la vía rápida, cuando a los cinco minutos a un gran pase de Joaquín Sánchez al hueco le dio continuidad Héctor Bellerín para dejarle el balón a placer a Cristian Tello, quien agradeció su vuelta a la titularidad con el 1-0.

El tanto, mal defendido por el equipo que entrena el austríaco Peter Stöger, pareció relajar el ímpetu local y poco después el Ferencvaros se plantó casi seguido en dos ocasiones ante el meta chileno Claudio Braco, pero ni el noruego Tokmac Nguen y ni el marroquí Ryan Mmaee estuvieron certeros.

Poca historia más en la primera parte, en la que el Betis dio la impresión de que nunca apretó el acelerador ante un adversario que sí puso ganas y con ellas se fue al descanso con un 1-0 que le dejaba con las esperanzas de sacar algo de Sevilla.

Pareció que esa dinámica del partido no le gustó a Pellegrini y su equipo salió mas intenso, como en el inicio de la primera mitad, y fue ahora Sergio Canales el que a los siete minutos de la reanudación logró un bello gol con una rosca desde fuera del área imposible para el meta internacional húngaro Dénes Dibusz.

En ese lance el Betis sentenció el partido pese a todo lo que quedaba y Pellegrini empezó a hacer cambios, aunque uno de ellos obligado, el del meta Bravo, quien pidió el cambio al sentir una molestia en el aductor izquierdo y fue sustituido por el portugués Rui Silva.

De ahí hasta la conclusión de choque, los locales pudieron hacer algún gol más, pero el interés en el campo y la grada estaba en lo que pasaba en Leverkusen y la situación en la que quedaría el grupo para la última jornada.

Andrés Guardado ingresó de cambio al minuto 67 por Rober, con Diego Lainez reemplazando a Joaquín al 72′.

TE PUEDE INTERESAR: Pelé para Maradona: “Un año sin Diego, amigos para siempre”