Cerrar la temporada con gol y con un título más en Europa es algo que desde ahora puede presumir Raúl Jiménez, quien puso el tanto final en el duelo por la Copa de Portugal.

De penal, sí. En la goleada 6-2, sí. Pero el mexicano marcó el último gol de Benfica en el año.

Fue una buena segunda mitad de campeonato para Jiménez y también para el Benfica, que con esta copa se hizo con el doblete (también ganó la liga). Este año también jugó la Champions League y sorprendió al llegar a cuartos de final y quedarse a un gol de eliminar al Bayern Munich. La temporada terminó siendo muy exitosa para las ‘Águilas’.

Fue la campaña debut de Raúl, quien pese a tener un comienzo lento, tuvo distintos roles y con esta anotación en la Final de la Copa terminó con 12 anotaciones en todas las competencias.

En su gol de esta tarde, el que coronó el 6-2 contra el Marítimo, Jiménez realizó un recorrido largo para cobrar el penal con zancadas largas y cortas que al parecer confundieron al portero, quien se lanzó al lado contrario de donde pateó el mexicano. El último tanto de la temporada para Benfica cayó al 90+2, al poco tiempo de que Raúl ingresó al campo de juego.

Fue la séptima victoria consecutiva de la temporada en nueve juegos invictos para Benfica, que con el título aseguró su clasificación directa a la próxima Champions League.

Si Jiménez fue al Benfica para aprender y adaptarse mejor al futbol europeo, parece que lo consiguió. Tuvo algunos partidos como titular y en general jugó minutos en caso todos los partidos de la campaña. Se destapó con goles, ganó en confianza y adaptación y hasta saboreó la miel del título con Benfica, que tuvo un cierre dominante.

Lo que sigue para Raúl es jugar la Copa América con México y esperar que también pueda disputar los Juegos Olímpicos de Río 2016, ya como refuerzo mayor de edad.