La historia de Ben Johnson en Seúl 1988 fue uno de los primeros grandes escándalos en el olimpismo.

El atleta canadiense ganó los 100 metros llanos, con récord mundial incluído, sobre su gran rival, Carl lewis, pero saltó un dóping positivo dos días después y fue suspendido y su medalla retirada.