El Bayern München tendrá que jugar a puerta cerrada, al igual que el resto de clubes bávaros, según anunció el primer ministro del sur de Alemania, Markus Söder.

El jefe del Gobierno bávaro exige que, con motivo de la rápida expansión de la cuarta ola de la covid en Alemania, se prohíba el acceso de los aficionados a los estadios de todo el país, una medida en la que insistirá en una reunión entre estados federados y gobierno central.

“Es importante decidir hoy de forma unitaria para todo el país que no se admita a espectadores. Si esto no funciona a nivel federal, lo haríamos solos a nivel de Baviera,” declaró Söder a la cadena regional “Bayerischer Rundfunk”.

El primer ministro bávaro defendió la medida señalando que la elevada movilidad que supone la llegada y la partida de los aficionados desde los estadios no es justificable ahora mismo, cuando Alemania se halla inmersa en plena cuarta ola.

“El fútbol tiene una importante función como ejemplo. Ahora mismo tenemos que reducir contactos en todas partes,” escribió Söder en su cuenta de Twitter.

La medida estará en vigor por lo menos hasta finales de año, un periodo en el que al Bayern München le quedan por disputar en casa dos partidos de la Bundesliga y el partido de vuelta de la Champions League contra el Barcelona.