El presidente del FC Barcelona, Josep Maria Bartomeu, afirmó que la decisión de jugar el Barcelona-Nápoles de la UEFA Champions League a puerta cerrada a causa del coronavirus supondrá a la entidad azulgrana "una pérdida económica de 6 millones de euros".

"Lamentamos muchos que esto afecte a nuestros socios y aficionados y al mundo del fútbol en general, pero lo que prima es la salud. Con este virus, estamos viviendo una situación excepcional y hemos de ser corresponsables para solucionarla", afirmó en su participación en el Foro Barcelona Capital. 

La decisión fue tomada tras la reunión entre el Barça, la secretaria general del Deporte Catalán y los departamentos de Salud e Interior de la Generalitat.

"Los jugadores del Nápoles seguro que vendrán. Hay unos días hasta el próximo miércoles, pero estoy convencido de que llegarán", señaló el presidente del cuadro 'culé'.