El presidente del Barcelona, Josep Maria Bartomeu, decidió mantener a
Eric Abidal como secretario técnico del primer equipo, después de la
reunión que tuvo con él durante aproximadamente dos horas.

Según
informaron a EFE fuentes de la entidad azulgrana, el encuentro, en el
que también participó el director ejecutivo del Barcelona, Òscar Grau,
sirvió para solucionar malentendidos y rebajar la tensión vivida entre
Abidal y la estrella del equipo, Lionel Messi, a raíz de unas declaraciones
del primero al diario ‘Sport’.

En una entrevista el martes, el
secretario técnico del Barça desveló que “muchos jugadores no estaban
satisfechos ni trabajaban mucho” con el anterior técnico, Ernesto
Valverde.

Estas declaraciones no sentaron bien a Messi, quien
acusó a Abidal de ensuciar a todo el equipo al no dar nombres y de no
asumir su responsabilidad en la parcela deportiva, lo que dio paso a
todo tipo de especulaciones sobre la destitución del exdefensa
azulgrana.

Tras ese desencuentro, Bartomeu ya contactó con ambos
este miércoles para conocer su versiones de los hechos y aplacar los
ánimos.

El presidente del club catalán estuvo durante gran parte
de la jornada en Bruselas para representar al Barça en una visita al
Parlamento Europeo en que se promocionó la capital catalana.

A su
vuelta a Barcelona, se reunió con Abidal y Grau, no solo para tratar la
delicada situación en la que habían dejado al secretario técnico sus
declaraciones, sino también para acordar los pasos que seguirá el club
con la lesión de larga duración de Ousmane Dembélé y otros asuntos
relacionados con el futuro deportivo de la entidad, según informaron las
mismas fuentes.

Finalmente, Abidal seguirá en el cargo y mañana
acompañará a Bilbao al defensa Samuel Umtiti, quien no podrá viajar con
el equipo para jugar contra el Athletic Club en la Copa del Rey al tener
que comparecer en un juicio por la mañana.

Bartomeu tampoco
viajará a la capital vizcaína con la expedición azulgrana, pues tiene
que atender sus compromisos laborales por la mañana, aunque estará en
San Mamés para presenciar en directo el partido de cuartos de final de
la Copa del Rey.