El catarí Mutaz Essa Barshim y el italiano Gianmarco Tamberi compartirán el peldaño más alto del podio tras conseguir, a la vez, la medalla de oro olímpica de altura con una marca de 2,37 sin un solo fallo, antes de fallar los dos cobre 2,39.

Con la misma marca que ellos, pero con un salto nulo en 2,19, la primera altura que intentaba, el bielorruso Maksim Nedasekau hubo de contentarse con la medalla de bronce.

Fue después de que ninguno sufriera un salto nulo que decidieron hablar con el juez, quien aprobó la posibilidad de repartir dos medallas de oro, generando una sensación y un eufórico festejo entre ambos, para dar una de las mejores muestras del espíritu olímpico.

Con sendas medallas de plata en Londres 2012 y Río 2016, Barshim, el mejor saltador de altura desde los tiempos del cubano Javier Sotomayor, con 11 saltos por encima de los 2,40 metros desde 2013, buscaba en Tokio, con 30 años, su primer oro después de haber sido dos veces campeón del mundo.

El catarí, segundo en la lista de todos los tiempos con 2,43, había superado la rotura de ligamentos en el tobillo que sufrió el 2 de julio de 2018 en el Memorial Gyulai de Szekesfehervar (Hungría), cuando estuvo a punto de batir el récord mundial con el listón, que rozó ligeramente en su primer intento, situado en 2,46.

En su tercera tentativa contra el récord sufrió la lesión que le tuvo casi un año inactivo, pero regresó a tiempo para proclamarse campeón mundial en si tierra (Doha 2019).

Este año sólo había competido cuatro veces pero ha logrado estar a punto en el momento preciso, para compartir los máximos honores con otro “resucitado” después de una grave lesión, Gianmarco Tamberi.

UN HECHO QUE NO SUCEDÍA EN MÁS DE UN SIGLO

Fue desde Estocolmo 1912 que no ocurría que dos atletas compartían lo más alto del podio; cuando ocurrió la polémica con Jim Thorpe en Pentatlón y Decatlón.

El nombrado ‘Gigante Indio de Carlisle’ se llevó las dos pruebas; sin embargo, una foto suya con un equipo de beisbol meses después, se descubrió que cobrara un sueldo de 70 dólares, algo que no era permitido en la época por ‘profesionalismo’, por lo que le fueron despojadas sus dos medallas de oro.

Las preseas fueron entregadas a los segundos lugares; donde ambos renunciaron a ellas como gesto de admiración. Tuvieron que pasar 70 años desde dichos Olímpicos, y 30 años del fallecimiento de Jim Thorpe, que el COI indultó al atleta estadounidense, así que sus medallas fueron entregadas a sus nietos por Juan Antonio Samaranch en Los Ángeles 84.

Con ello, oficialmente hubo dos primeros lugares con Jim Thorpe como protagonista: en Pentatlón con Ferdinand Bie (Noruega) y Hugo Weislander (Suecia) en decatlón.

EFE