No es novedad que el Barcelona tenga una crisis financiera; sin embargo, no se esperaba que fueran cantidades estratosféricas.

El club Blaugrana compartió el balance económico que tiene, donde quedó al descubierto la mala gestión de Josep María Bartomeu, quien dejó a la institución con una deuda de mil 200 millones de euros.

Entre los puntos destacados en el documento, aparecen deudas cerca de 200 millones de euros sólo en fichajes.

Entre ellos destacan los 40 millones de euros al Liverpool por Philippe Coutinho, los 48 millones de euros al Ajax por Frenkie de Jong, e incluso, los 5 millones de euros al Atlético de Madrid por derechos preferenciales.

Hay que recordar que con Miralem Pjanic se acortaría la deuda por lo que Barcelona recibió por Arthur Melo de Juventus.

En cambio, el Barça solo tiene pendiente de cobrar en traspasos 46,4 millones de
euros, por lo que el balance en esta partida arroja un saldo negativo de
-150,3 millones.

DA 'CLICK' PARA VER EL BALANCE ECONÓMICO COMPLETO

Según la memoria anual, durante la temporada 2019-2020 la entidad tuvo
unos ingresos de explotación de 885,4 millones de euros, cuando la
previsión era la ingresar mil 59 millones. Es decir, 203,7 millones menos
que atribuye a la pandemia por la COVID-19.

Esos 855
millones suponen, además, una reducción de -14% respecto a los 990
millones de euros que el FC Barcelona ingresó en el ejercicio anterior, y
unas pérdidas después de impuestos de 97 millones de euros.

Con esto, el Barcelona afronta una severa crisis económica, lo qua ha provocado la especulación de una posible quiebra o con una conversión en Sociedad Anónima Deportiva, así lo dio a conocer la Cadena SER y la Cope.

Por otra parte, Deportes Cuatro reveló que las alarmas están encendidas en las arcas de los 'Culés', tanto así, que la institución estaría buscando un préstamo de 100 millones de euros para pagar el sueldo de Lionel Messi.

'La Pulga' termina contrato en verano próximo y está complicado que renueve en Barcelona; por lo que también pensarían en vender a dos jugadores importantes para hacer caja con los salarios, e incorporar futbolistas de bajo perfil.

Sin duda, Barcelona está pasando por una preocupante crisis, objetivo principal que tendrá que solucionar el próximo presidente del Barcelona.