En los últimos días el mundo del futbol se vio impresionado por el proyecto de la Superliga. Para algunos, un acto soberbio por parte de los clubes europeos involucrados; para otros, una oportunidad de disputar un gran espectáculo futbolístico.

Finalmente, la presión de los aficionados, jugadores, clubes, UEFA y FIFA funcionó, para que casi todos los clubes involucrados en la Superliga lo pensaran bien y salieran del proyecto.

Los únicos dos clubes que permanecen aferrados a la idea de la Superliga Europea son Real Madrid y Barcelona. Quíen diría que estos acérrimos rivales estarían unidos alguna vez por un interés común. Florentino Pérez, principal impulsor del ambicioso proyecto, se pronunció en los últimos días, diciendo que esto no es el fin del mismo, sino que solo está en una etapa de ‘stand by’.

Por su parte, Joan Laporta apenas se pronunció hasta el día de hoy, manteniendo un discurso similar al del presidente del Real Madrid, en el que ambos consideran que la Superliga es necesaria para el futbol.

Pero como tal, más allá de la voz de su presidente, el FC Barcelona ya dio a conocer su postura como club respecto a esta controversial iniciativa, que para muchos atenta contra la competencia en el futbol:

“La decisión se tomó con el convencimiento de que una supuesta renuncia a formar parte de esta iniciativa en calidad de Club fundador hubiera sido un error histórico. Como club deportivo de referencia mundial defendemos la vocación de liderazgo del Club, que forma parte irrenunciable de la identidad y del espíritu deportivo, social e institucional de la Entidad”.

Barcelona reconoció que sería un “error histórico” para el club, no formar parte de la famosa Súperliga. Además, destacó lo siguiente:

“El Club considera que estaría fuera de lugar que el necesario proceso de reflexión y debate se establece bajo criterios de presión e intimidación injustificados, el FC Barcelona actuará en todo momento con criterios de prudencia y pide la máxima comprensión, respeto y hasta paciencia a la masa social del FC Barcelona y a toda la opinión pública”.

En pocas palabras, la organización blaugrana pide calma, a pesar de que personajes activos de su misma institución como Gerard Piqué se pronunciaron en contra del proyecto.

Quizá al FC Barcelona sí le urge dinero y quizá sea su mayor interés, más allá de lo deportivo. Pero en ese caso tendrían que saber invertir mejor lo que tienen, ¿no?

Recordemos que en los últimos años los blaugranas han hecho gastos en fichajes que han mostrado pocos resultados. Además, se rumora que a pesar de la crisis están interesados en jugadores como Haaland o un posible regreso de Neymar.

Si realmente les interesa el espectáculo y el deporte, ¿por qué no voltean a ver a los jugadores de casa? Que no olviden que de La Masia han salido grandes como Messi, Xavi, Iniesta, Puyol, Victor Valdés, Sergio Busquets o Pep Guardiola… ¿qué necesidad de malgastar en fichajes ‘bomba’?