Fran Reverter, director general del FC Barcelona, detallará los resultados de la auditoria solicitada por la nueva Junta en conferencia de prensa ante los medios.

Los números más sobresalientes revelan la situación económica en la que esta hundido el club blaugrana. Entre lo que destacan los 115 millones de euros por pagar a largo plazo en la compra de fichajes, de acuerdo con fuentes de ‘2Playbook’.

A pesar de que la nueva dirigencia bajo Joan Laporta ha logrado ajustar estas deudas en un 28.4%, equivalente a 81 millones de euros, la loza aún es muy pesada.

Resultado de estos pagos, el Barcelona adquirió a jugadores como Frenkie de Jong, por quien debe 32 millones de euros, otros 13 millones por Philippe Coutinho e incluso 6.75 millones de euros por Arthur Melo, quien ya no milita en el equipo.

En notas positivas, Joan Laporta y su directiva han logrado bajar la masa salarial en un 24%, reduciéndola a 470 millones de euros; algo que resaltar pues el club, como el mundo del futbol, sufrió los estragos que trajo la pandemia por Covid-19.

En la temporada 20-21, el Barcelona cerró con pérdidas de 481 millones de euros, dejando un presupuesto 765 MDE para esta temporada, cuando en 2019 el presupuesto era de 1,047 MDE.