Con un entorno de fiesta se vivió en Guadalajara el encuentro de ida de los cuartos de final de la Liguilla entre Chivas y el América.

Los aficionados rojiblancos se hicieron sentir con una manifestación de apoyo para su club: un mosaico en las gradas del estadio.

Con esta imagen alentaron a los jugadores del Rebaño en los primeros 90 minutos de la etapa inicial de las finales de la Liga MX.