Aaron Rodgers, quarterback de Green Bay, dijo que buscó un tratamiento alternativo para el coronavirus en lugar de la vacuna avalada por la NFL.

No obstante, el veterano aclaró que su decisión obedeció a que sufre alergia a los ingredientes en dos de las inyecciones aprobadas por la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA por sus siglas en inglés).

Durante una entrevista en el “Pat McAfee Show” de SiriusXM, Rodgers afirmó: “yo no soy alguien en contra de la vacuna ni que crea que la Tierra es plana”.

“Soy alérgico a un ingrediente que se encuentra en las vacunas ARNm. Hallé un protocolo de inmunización a largo plazo para protegerme y me siento muy orgulloso de la búsqueda que me llevó a eso”, comentó.

Rodgers, que se realiza pruebas de coronavirus diarias como parte de los protocolos de la NFL para personal y jugadores no vacunados, dio positivo por COVID-19.

El mariscal de campo no podrá estar con los Packers durante 10 días, lo que lo descarta para el duelo conra Kansas City. El quarterback estelar debe presentar una prueba negativa para volver con el equipo el 13 de noviembre.

Rodgers subrayó que la página web de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC por sus siglas en inglés) “decía que si alguien tenía alergia a alguno de los ingredientes, uno no debería recibir una de las vacunas de ARNm. Así que esas dos (de Moderna y Pfizer) de antemano quedaron descartadas”.

El jugador no precisó a que ingrediente es alérgico, ni cómo sabe su condición. Tampoco dijo si alguna vez había presentado una reacción alérgica.

En cambio, comentó que estaba al tanto de algunos problemas atribuidos a la vacuna de Johnson & Johnson, como coágulos y “según he escuchado, múltiples personas que han presentado eventos adversos”.

“La vacuna de J&J no era siquiera una opción en este punto”, comentó Rodgers.

Ver más: ¡OFICIAL! XAVI ES EL NUEVO DIRECTOR TÉCNICO DEL FC BARCELONA