Ali Bin Nasser, árbitro del infame partido de la ‘Mano de Dios’ entre Argentina e Inglaterra en el Mundial de México 1986, se desbocó tras la muerte de Diego Armando Maradona.

El tunecino dijo que está lleno de orgullo de haber ayudado al ‘Pelusa’ a anotar el gol del siglo y narró cómo vivió la controversial jugada para el 1-0.

“El defensor inglés (Steve Hodge) tenía la bola, la mandó hacia atrás y Maradona estaba en el aire con Peter Shilton, los dos dándome la espalda. Estaban viendo hacia mi árbitro asistente, Bogdan Dochev. La dudé al principio pero miré hacia Dochev, que regresó al centro del campo, confirmando el gol. No marcó mano”, declaró a la BBC.

A pesar de la controversia, Bin Nasser dijo que pitar frente a casi 115 mil personas en el Estadio Azteca fue la mejor parte de su carrera, y recordó el histórico segundo tanto de Maradona con orgullo.

“Salió desde la media cancha y lo estaba siguiendo de cerca. Cuando estás arbitrando a alguien como Maradona, no puedes quitar tus ojos de él. Trataron de bajarlo en tres ocasiones, pero su deseo de triunfar lo empujó hacia adelante”, apuntó Bin Nasser.

El exárbitro, que se juntó y tomó fotos con Maradona en el 2015, resaltó que gritó “ventaja” en varias ocasiones, evitando una posible falta que hubiera detenido uno de los mejores goles de la historia.

“Estaba viendo desde afuera del área, preguntándome cómo este jugador se quitó a tres defensas de encima y corrió por casi 50 metros. Pensé que los defensas tratarían de derribarlo”, declaró al medio inglés.

“Estoy orgulloso y honrado como persona y árbitro de haber jugado un rol en ese logro histórico. Si hubiera pitado en cualquiera de los primeros tres contactos, no hubiéramos visto algo tan magnífico. La ventaja que di fue uno de mis logros que más orgullo me dio”, finalizó.

Ver más: ¡OFICIAL! ANTONIO VALENCIA ES NUEVO JUGADOR DEL QUERÉTARO