El deportista aseguró que no ha sido positivo estar al margen por decisión técnica, puesto que su interés es aportarle su experiencia y fútbol al equipo caleño.

“Me incomoda, porque a mí me gusta estar jugando. Este tiempo me ha servido para prepararme muy bien y cuando se presente la oportunidad, voy a dar lo que siempre he dado y quiero dar”, sostuvo Mosquera ante los medios de comunicación.

Fue enfático al decir que “vengo a trabajar porque desde niño es lo que me gusta, no me gusta perder, y no estoy feliz en la banca, a mí me gusta estar en la cancha, y si me tienen que gritar, lo acepto, pero yo no vine a robar nada”.

También aseguró que su relación con el director técnico, Mario Alberto Yepes, no es tan cercana, pero que aun así, no han sido justas las críticas en su contra.

“Por lo que ha sucedido, todas las críticas van hacia él, pero me parece muy mal el trato que le dan, porque él no vino a robarle a nadie, está en crecimiento como técnico y debería de haber un poco más de apoyo”, explicó.

Al final afirmó que no clasificar significaría un gran fracaso, debido a la inversión que hizo el equipo para reforzarse con jugadores de renombre y experiencia.

“Siempre decimos que hasta que no estemos muertos, no podemos bajar los brazos. No tenemos un pensamiento diferente al de la clasificación a la liguilla”, cerró.