En un gran arranque del Nápoli, Gonzalo Higuaín puso al frente a su equipo con una gran jugada.

A los 12 minutos, el argentino recibió un pase de Marek Hamsik y con un gran enganche ante la salida del arquero, definió a colocar sobre el segundo palo e hizo pasar a todos los defensores, que no pudieron evitar el tanto del Pipita.