Afectado por las misteriosas circunstancias de la agresión a una de sus jugadoras, la sección femenina del París Saint-Germain (PSG) solicitó el aplazamiento del importante choque liguero ante el Lyon, su principal rival en la Liga.

Aunque el club parisino no lo ha confirmado oficialmente, los medios franceses anunciaron que el PSG pidió a la Federación Francesa de Fútbol (FFF) un aplazamiento de la cita, que se debe de disputar en Lyon este domingo.

Se desconoce cuándo se pronunciará la FFF acerca de esta solicitud.

El club está inmerso en una crisis desde que su jugadora Aminata Diallo estuvo bajo custodia judicial durante 36 horas entre el miércoles y el jueves, sospechosa de haber orquestado un ataque contra otra compañera, Kheira Hamrahoui, con la intención de lesionarla y poder tener más minutos de juego. Ambas se desempeñan en la misma posición de medio ofensivo.

Diallo, sin embargo, quedó en libertad por falta de pruebas igual que a un conocido suyo supuestamente implicado, aunque las investigaciones continúan y, dependiendo del curso de las mismas, no está descartada una eventual imputación.

La jugadora sospechosa de idear la agresión no participó este viernes en el entrenamiento del equipo en Bougival (afueras de París) a puerta cerrada, confirmaron a EFE fuente del club, quienes alegaron que necesitaba descansar.

La entidad parisina tenía previsto haber celebrado esa sesión abierta a los medios y, a continuación, una rueda de prensa del entrenador, Didié Ollé-Nicolle, y de una jugadora, pero el jueves decidió blindarse ante la enorme polémica generada y anuló la comparecencia y bloqueó el acceso a la prensa.

Los investigadores sospecharon en un primer momento que Diallo, cedida la temporada pasada en el Atlético de Madrid, orquestó la agresión del pasado 4 de noviembre por la noche contra Hamraoui (de 31 años y ex del Barcelona), pues ambas se disputan el mismo puesto de centrocampista defensiva tanto en el PSG como en la selección francesa.

Una lesión de Hamroui (internacional en 36 ocasiones) acabaría por beneficiar a Diallo (solo 7 veces), en un misterioso hecho que recordó al escándalo que implicó a las patinadoras sobre hielo estadounidenses Tonya Harding y Nancy Kerrigan en 1994.

Harding encargó agredir a Kerrigan para supuestamente allanarse el camino de una posible medalla en los Juegos Olímpicos de Invierno de aquel año.

El PSG femenino, uno de los clubes más fuertes de Europa y vigente campeón de la Liga francesa, emitió el jueves por la noche un comunicado apelando a la serenidad y mostrando, de forma genérica, respaldo a sus jugadoras.

Aquella noche, tras haber dejado en su casa a otra compañera, Sakina Karchaoui, Diallo conducía en Chatou (afueras de París) para dejar en su domicilio a Hamraoui cuando fueron asaltadas por unos encapuchados.

Uno de ellos golpeó a esta última en las piernas con una barra de hierro y tuvo que ser atendida en el hospital ese mismo día. Aún sigue de baja.

Este jueves ante el juez, hubo precisamente un careo entre las dos jugadoras implicadas y Sakina Karchaoui, en calidad de testigo.

EFE