Italia (EFE) – Varios hinchas del Bari, actualmente en la Serie B (segunda división italiana), han sido arrestados por haber amenazado a jugadores de su equipo para que perdieran los encuentros en los que habían apostado, informaron los medios de comunicación italianos.

Las detenciones, de las que no ha comunicado el número, se han practicado en el marco de la investigación que está realizando la fiscalía de Bari sobre una parte del escándalo del amaño de partidos y fraude en apuestas futbolísticas que estalló hace algunos meses y por la que se detuvieron ya a cerca una treintena de personas entre ellas algunos futbolistas en activo.

Los detenidos están acusados de haber amenazado a los futbolistas que perdiesen tres encuentros – Bari-Sampdoria, Bari-Cesena y Bari-Chievo Verona – valederos para el campeonato de la Serie A de la pasada temporada (2010-2011) con el objetivo de ganar importantes sumas de dinero en las apuestas.

A estas detenciones se ha llegado tras los interrogatorios realizados al excentrocampista del Bari Marco Rossi, ahora jugador del Cesena, y al excapitán del club Jean Francois Gillet, que milita actualmente en el Bolonia.

Según los medios de comunicación, durante los interrogatorios ambos jugadores aseguraron que las peticiones de los ultras fueron rechazadas.

Rossi dijo a los investigadores que antes de que se disputase el encuentro contra el Cesena, algunos de los líderes de los grupos ultras del equipo les amenazaron para que perdiesen el encuentro.

Según el interrogatorio a Gillet, que publican hoy dichos medios, los ultras les amenazaron con estas palabras: “Sois últimos y nunca os ha pasado nada. Nadie os ha dado palizas ni nada de eso. Así que mañana tenéis que perder. No hay nada más que decir”.

El Bari perdió 1-0 en casa del Cesena en la pasada temporada, pero según los investigadores el resultado no fue fruto de estas amenazas.

Mientras continúan las investigaciones de la Justicia, el escándalo de las apuestas está teniendo ya consecuencias deportivas.

Esta semana, la Fiscalía de la Federación Italiana de Fútbol informó de que serán procesados 22 clubes, entre ellos Siena, Atalanta y Novara, actualmente en la Serie A, y 61 personas, entre ellas 52 futbolistas en activo por las supuestas irregularidades en 33 partidos de fútbol, entre ellos 29 de la Segunda División (Serie B) y 2 de diferentes ediciones de la Copa de Italia.