A mediados de septiembre, en la trifulca terminando el partido entre Paris Saint-Germain y Olympique de Marseille, Neymar fue una de las figuras principales al acusar a Álvaro González de insultos racistas. 


El brasileño fue impuesto una suspensión de dos partidos pero esta semana, La Ligue 1 decidió que ni él ni González enfrentarían sanciones adicionales.

Por primera vez desde el incidente que lo tachó de racista, el defensor español contó el calvario por el que pasó, incluyendo amenazas de muerte hacia él y hacia sus padres.

“En el momento que se sabe esa noche no duermo. La ola Neymar es muy grande. Yo creo que ni el mismo sabe de todo lo que es capaz de hacer. Al día siguiente mis padres estaban conmigo por su miedo, el mío y estar juntos”, declaró González a Irene Junquera en Instagram. 

En cuanto a las acusaciones de Neymar, dijo que uno de los partidos más apasionantes del futbol francés fue lo que desató el malentendido.

“Sinceramente, quiero entender, ojalá sea así, no entendió unas palabras en un momento en el que el partido se les estaba yendo de las manos…creo que hay que aprender a perder”, comentó el exjugador el Espanyol y Villarreal, entre otros. 


La decisión de la Ligue 1 de no suspender ni a Neymar ni a González se dio tras la revisión detallada de videos del incidente.

El jugador del Marseille dijo que se emplearon a expertos labiales y hasta se repasó el video que grabó el equipo personal del propio Neymar. 



Finalmente, el español dijo que consideró dejar el OM y que hasta propuso la terminación de su contrato. La respuesta del club: soporte total. 


“El club me apoyó. Les dije que no necesitaba dinero, que rompíamos el contrato… He pasado en Marsella la mejor etapa de mi carrera y el club estuvo conmigo hasta que salió la sentencia”, finalizó.

Ver más: ¡DIRECTO AL CORAZÓN CELESTE! PACO JÉMEZ ACEPTARÍA DIRIGIR AL AMÉRICA