La conferencia de prensa que dio Guillermo Cantú para ratificar a Juan Carlos Osorio en la selección mexicana dejó más inconformidades que tranquilidad.

La percepción es que no pasó nada, salvo una llamada de atención sobre las rotaciones que trabaja el colombiano, pero es la carta de presentación del técnico. ¿Debió renunciar?

Mira el debate en La Última Palabra.