El Gobierno alemán afirmó que los colores del arcoíris son un símbolo de respeto mutuo al comentar el debate en torno al brazalete que luce el meta y capitán de la selección alemana, Manuel Neuer, desde hace tres partidos.

Los colores del arcoíris son un símbolo de cómo queremos vivir; con respeto mutuo y sin la discriminación con la que las minorías han sido marginadas durante mucho tiempo”, dijo en una rueda de prensa ordinaria el portavoz del Ejecutivo alemán, Steffen Seibert.

Tanto el tema del brazalete de Neuer como la decisión de que los colores del arcoíris iluminen el Allianz Arena en el partido del miércoles contra Hungría “son asunto, en primer lugar, de la Federación Alemana de Fútbol (DFB), la ciudad de Múnich y los organismos deportivos independientes“, agregó.

Recordó, además, que respecto al brazalete de Neuer, la misma UEFA archivó la investigación abierta contra el jugador.

“En otro terreno de juego tenemos la decisión política de Hungría de prohibir la llamada propaganda homosexual”, dijo Seibert, y señaló que la Comisión Europea (CE) ya anunció que estudiará si atenta contra el derecho comunitario.

“La CE es precisamente el mejor organismo para ello, ya que es el que vigila el cumplimiento de los acuerdos”, señaló, y agregó que “ahora queda esperar el resultado de este análisis y las posibles consecuencias”.

Por otra parte, Seibert aseguró que la canciller, Angela Merkel, seguirá el encuentro entre Alemania y Hungría “como tantos otros millones” por televisión.

“Puedo decir desde aquí que de corazón les desea suerte a Jogi Löw y a los jugadores para que concluyan con éxito la fase de grupo”, dijo.

La canciller espera, además, que tanto jugadores como hinchas disfruten de este encuentro como lo hicieron al jugar contra Portugal y que les dé “confianza para las próximas rondas”.

Seibert felicitó a la selección alemana por un partido que fue “una verdadera fiesta” a la que todos esperan que sigan muchos encuentros de este tipo, agregó.

EFE