El español Alberto Marrero, presidente del Atlético de San Luis del fútbol mexicano,
reveló a Efe este viernes que lo más duro de ser infectado con el
COVID-19 estuvo relacionado con la posibilidad de contagiar a los demás.

"Gracias a Dios nadie dio positivo tras lo mío. A la angustia
física se sumó lo mental; en esos casos es traumatizante para la persona
infectada saber que pudo contagiar a otro, fue lo que me afectó
mientras convalecía", dijo a EFE el directivo.

Marrero fue
diagnosticado de coronavirus el pasado 17 de marzo y, horas después, el
San Luis dio la noticia con lo que se unió a la campeona panamericana de
pentatlón moderno Mariana Arceo, ya sana, y al presidente de la Liga
Mx, Enrique Bonilla, como los casos del deporte mexicano contagiados de
la pandemia.

"Me la he pasado en casa aislado con paracetamol y
reposo. Tuve varios dolores de cuerpo y dificultades para respirar pero
ya se han ido. Ahora ya estoy próximo a ser inmune pero en unos 25 días
estaré al cien por ciento", señaló.

Marrero viajó a Madrid el
pasado 9 de marzo para asistir a los funerales de su abuelo y volvió a
Mexico el 14 para estar en el juego del torneo Clausura entre el San
Luis y el Puebla en el que tuvo contacto con varios miembros de su
institución.

Al referirse a eso, dejó claro que cuando estuvo en
el estadio no tenía idea de estar enfermo y eso le dejó un sentimiento
de frustración por la posibilidad de haberle pegado el COVID-19 a
algunas de las personas con las cuales interactuó.

"El sábado
regresé a casa con malestar; el domingo en la noche me dolió la cabeza y
el lunes fue el dolor de huesos y garganta además de la fiebre, sabía
que andaba mal y me pesaba el haber contagiado a alguien; de ninguna
manera trayendo los síntomas y sabiendo lo que sucede en España hubiera
arriesgado a alguien, la experiencia fue terrible, han sido días duros
para mi", insistió.

Tras darse a conocer el positivo de Marrero
todo el personal del San Luis se hizo pruebas y también los del Puebla
se sometieron a exámenes, los cuales en ambos casos los resultados
fueron negativos.

Según Marrero, el coronavirus debe ser tomado
con seriedad porque, según como se ha desenvuelto todo, lo más difícil
está por venir y se necesita prevención.

"Si vemos el reflejo
con Italia y España que la han pasado fatal en Europa, aquí falta un
poco más de atención. Allá existe un aislamiento total porque se
tardaron en tomar medidas. En Mexico se dice que el pico será hasta el 5
de abril así que deseo que todos tomen las medidas necesarias, que esto
no es un juego", concluyó.