El estadio de Wembley albergó la segunda semifinal de la Eurocopa, entre Inglaterra y Dinamarca, donde los locales salían como favoritos para enfrentar a Italia en la Final que se jugará en el mismo recinto.

Dinamarca llegó como una de las sorpresas del torneo, después del accidente que sucedió en su primer juego, cuando Christian Eriksen se desvaneció dentro del terreno de juego en el prime duelo de los daneses, a partir de ese momento, el juego del conjunto nórdico se llenó de emotividad.

El juego inició con los ingleses pisando el acelerador a fondo, borrando al equipo danés del césped y acercándose constantemente con peligro. Apenas a los 5 min Kane mandó un balón a profundidad que tocó el área chica del arquero de Dinamarca, pero Sterling no cerró la pinza y el balón pasó de largo.

Al 24’ el juego empezó a equilibrarse, Kane perdió un balón en medio campo que Vestergaard lanzó hacía el arco rival, Dmasgaard se acercó a la portería, pero no pudo marcar, el marcador continuaba 0 a 0.

Poco antes de la media hora de juego el equipo inglés cometió una falta que los daneses proyectaban hacia el área, pero otra falta fue cometida y el balón parado seguía siendo más rojo, ahora con opción de un disparo directo. Dmasgaard tomó el balón y sacó un riflazo que se clavó en el ángulo izquierdo. Así, Inglaterra recibía su primer gol de toda la Euro.
Con el marcador en contra, el equipo británico retomó la posesión del juego, pretendiendo la igualada. Dinamarca se repliega, pero el peligro es inminente.

Kane tomó un balón fuera del área y filtró al espacio para Saka, que recentró en una diagonal hacía atrás, terminó por impactar en Kjaer para incrustarse en su propia portería, así caía la igualada de los locales, al mismo tiempo que se marcaba el autogol número 11 de toda la competición.

Terminó el primer tiempo con el juego neutralizado, ambas escuadras saben del peligro que tiene su rival por lo que se vuelven más precavidas. Sin embargó el segundo tiempo empezó con dos grandes lances de los arqueros, primero Pickford evita la anotación danesa al 50’, en una jugada que después fue sentenciada como fuera de lugar, al 54’ Schmeichel sacó un cabezazo de Maguire con dirección a gol.

Inglaterra intentó, pero Dinamarca es una muralla en su propio territorio, no hay posibilidad de acercarse al marco, el central otorga 6 min de prórroga. Kane y los ingleses pisan el área rival en el tiempo añadido, pero no concretan el gol, los daneses se conforman con los tiempos extras y buscan mantener el balón fuera de su marco.

Maguire tuvo otro cabezazo al 94, pero el arquero danés otra vez se queda con la esférica. Con el tiempo cumplido, Inglaterra mantiene la posesión y el peligro, pero no logra anotar el gol del triunfo. Se jugarían 30 minutos más.

Inició la prórroga en el estadio de Wembley, el comisionado de la UEFA y el árbitro revisaron un incidente con un aficionado, pero no pasa a mayores. El partido sigue en la misma tónica de los últimos minutos, Inglaterra con el balón y sobre el área rival, Dinamarca aguanta.

Sin embargo, la polémica se hizo presente en Wembley, y en dos ocasiones con Raheem Sterling: Primero cayó tras un encontronazo, pero no hubo falta. Pero al minuto 104, el mismo jugador del Manchester City se metió al área y se tiró, acción que se la compró el árbitro para marcar la pena máxima.

Tras revisarlo en el VAR, se decretó lo visto por el silbante, donde Harry Kane cobró el penal, y después de atajar Schmeichel, tomó el rebote para enviar la redondo al fondo de las redes.

Para el segundo tiempo extra, Dinamarca tuvo la posesión del balón, pero Inglaterra se plantó bien atrás, y no hubo profundidad por parte de los de rojo. Al 111’ Stearling y Kane comandaron un contrataque que no terminó en peligro, pero la posesión inglesa fue larga y comió varios minutos al tiempo extra.

Al 113 Maehle sacó un zapatazo al arco de los locales, Pickford mandó el balón al tiro de esquina, pero no hubo peligro. 3 minutos después Dinamarca tiene otra oportunidad desde el banderín, pero otra vez desaprovechó la oportunidad.

El equipo de los 3 leones manejó la esférica hasta finalizar el juego, las piernas ya no respondieron al equipo de Dinamarca que se cansó de perseguir el balón. Con 120’ cumplidos Inglaterra cobró desde la esquina derecha, pero guardó el balón.

El juego concluyó en Wembley, Inglaterra a la final de la Euro 2020 ante Italia, en el estadio de Wembley el próximo domingo.