Barcelona se unió al Real Madrid en el fracaso de cuartos de final en Copa del Rey, después de caer en el nuevo San Mamés ante el Athletic. 

Iñaki (1-0), después de una desatención de Sergio Busquets en la marca, abrió la puerta a la pifia culé, en una semana marcada por el ‘fuego amigo’ entre Abidal y el capitán. 

Ahora, con las bajas de Luis Suárez, Ousmane Dembele, y los fichajes que no llegaron en invierno, a Barcelona solo le queda la UEFA Champions League y La Liga, que pelea codo a codo con el otro fracaso de la copa: Real Madrid.