Marty Schottenheimer, el entrenador que
acumuló 200 victorias en partidos de la temporada de la NFL con su
estilo de jugar por tierra, pero que usualmente se quedaba corto en los
playoffs, ha fallecido. Tenía 77 años.

Schottenheimer falleció la noche del lunes en Charlotte, Carolina del
Norte, informó su familia por medio del ex director de relaciones
públicas de los Chiefs de Kansas City Bob Moore. Fue diagnosticado con
el mal de Alzheimer en 2014 y trasladado a un hospital de cuidados
paliativos el 30 de enero.

Schottenheimer
es el octavo entrenador con más victorias en la historia de la NFL.
Compiló una marca de 200-126-1 a lo largo de 21 temporadas con
Cleveland, Kansas City, Washington y San Diego.

Su éxito se sustentó en su esquema de juego — el “Martyball". Sus
equipos apostaban al acarreo del balón y una férrea defensa. Detestaba a
los entonces Raiders de Oakland y solía vociferar “una jugada a la vez"
previo al inicio de los partidos.

Ganar
en la temporada regular nunca fue un problema. Los equipos de
Schottenheimer ganaron 10 o más partidos en 11 ocasiones, incluyendo una
campaña de 14-2 con los Chargers en 2006 que le permitió ser los
primeros preclasificados en los playoffs de la Conferencia Americana.

Pero los malos resultados en enero acabaron marcando a Schottenheimer, con una foja de 5-13 en la postemporada.

Los fiascos de playoff le persiguieron hasta el final de su carrera.

En su último partido, el 14 de enero de 2007, los Chargers de 2007,
con LaDainian Tomlinson — el Jugador Más Valioso de la NFL — y un
elenco de estrellas, se desmoronaron al cometer una sinfín de errores al
perder en casa ante Tom Brady y los Patriots de Nueva Inglaterra,
24-21.

Un mes después, el dueño Dean
Spanos sorprendió a la NFL al despedir a Schottenheimer debido a las
diferencias entre el estratega y el gerente general A.J. Smith.
Schottenheimer y Smith llevaban casi dos años sin hablarse.

La gota que derramó el vaso para Spanos fue cuando Schottenheimer
quiso contratar a su hermano Kurt como coordinador defensivo, luego que
Wade Phillips se marchó para tomar las riendas de los Cowboys de Dallas.

Kurt Schottenheimer había sido asistente de su hermano en otros
equipos, y el hijo de Marty Schottenheimer, Brian, fue el coach de
quarterbacks de los Chargers entre 2002-05.

Schottenheimer decidió irse a Carolina del Norte para pasar más tiempo con su familia y jugar golf.

El martes, Spanos evocó a Schottenheimer como “un tremendo líder y hombre de grandes principios”.

“No podías superarle en cuanto a preparar un partido. Y sabías exactamente lo que él pensaba”, añadió.

Clark Hunt, dueño y presidente de los Chiefs, describió a
Schottenheimer como “un líder apasionado que se desvivía por sus
jugadores y coaches, y su influencia en el fútbol americano se puede ver
actualmente con los cuerpos técnicos de la liga".

Schottenheimer registró foja de 44-27 con Cleveland entre 1984-88; de
101-58-1 con Kansas City de 1989-98; de 8-8 con Washington en 2001; y
de 47-33 con San Diego entre 2002-06.

Nunca pudo participar del Super Bowl, ya sea como jugador o entrenador.
Fue un linebacker suplente de los Bills de Buffalo cuando perdieron el
partido por el título de la AFL en 1966 ante Kansas City, que luego se
medieron contra los Packers de Green Bay en el primer Super Bowl.

“El mejor entrenador que tuve”, dijo Tomlinson, miembro del Salón de la Fama.

Hay que recordar que Marty Schottenheimer fue clave en la carrera de Bruce Arians, último entrenador en jefe ganador del Super Bowl. 

En 1992, le dio la oportunidad de llegar a la NFL, cuando lo contrató como entrenador de corredor de Kansas City Chiefs.