Fue el 20 de junio de 1976 que Checoslovaquia y Alemania Federal se enfrentaron en la Final de la Eurocopa.

Tras terminar empatados 2-2, el título se definió en la tanda de penales, donde ocurrió uno de los sucesos más destacados en la historia del fútbol.

La selección germana erró su cuarto tiro, por lo que el siguiente turno le tocaba a Antonin Panenka; quien al pegarle al esférico, demostró frialdad y la picó ante la mirada del portero Sepp Maier.

Con dicha anotación, Checoslovaquia consiguió su única Eurocopa y Panenka 'patentó' esa forma de tirar desde el manchón penal.

RECUÉRDALO