logoCaliente

¿”Todos serán bienvenidos”?: La Comunidad LGBTIQ+ en el Mundial de Qatar

El país anfitrión de la justa mundialista ha recibido diversas críticas, incluido el rechazo a la comunidad LGBTIQ+

La elección de Qatar como sede del Mundial ha causado controversia: sobre todo por ser un país donde los derechos a las mujeres y la comunidad LGBTIQ+ no están garantizados.

Son ‘aceptados’, pero es un delito ser LGBTIQ+ en Qatar

La homosexualidad está prohibida en el país mundialista: se puede recibir de una pena de uno a cinco años de prisión e incluso acusación de actos de sodomía (ley que define ciertos actos sexuales como delitos).

En entrevista con CNN, Nasser Al-Khater, director del Comité Organizador del Mundial Qatar 2022, remarcó que la homosexualidad no está permitida en tierra qatarí y tampoco las muestras de cariño: sin excepción alguna.

Pese a esto, aclaró que los visitantes serán bien recibidos: “Todos son bienvenidos y se sentirán seguros, es un país tolerante, acogedor y hospitalario”. De igual manera, Gianni Infantino, presidente de la FIFA, se sumó al buen trato que tendrá la comunidad LGBTIQ+ en Qatar.

A pesar de la ‘cálida bienvenida’, este año la Human Rights Watch (HRW) acusó a las fuerzas de seguridad de Qatar por arrestar a personas de la comunidad y someterlas a maltrato físico y verbal antes del Mundial, ordenando a las mujeres transgénero que asistieran a “terapias de conversión” para su liberación. Asimismo, Abdulaziz Abdulla Al Ansari, Director de Seguridad de Qatar 2022, advirtió que las banderas de arcoíris en los estadios estarán prohibidas a fin de “proteger” a los aficionados de agresiones.

A poco de comenzar la justa mundialista, Khalid Salman, Embajador del Mundial en Qatar, arremetió contra la comunidad LGBTIQ+ a pesar de ser ‘aceptados’ y considerándolos como “haram” (prohibido): “Es haram, ser homosexual es un daño en la mente”.

La FIFA sanciona a la FMF por grito homofóbico... y hace el Mundial en un país homofóbico

Aunado a las críticas que ha recibido la elección de sede en un país donde es ilegal ser parte de la comunidad LGBTIQ+, están las múltiples sanciones a la Federación Mexicana de Futbol (FMF) por el polémico grito homofóbico de parte de la afición.

En el Mundial de Brasil 2014, México se enfrentó ante el país anfitrión en fase de grupos, y al finalizar el partido, se levantó un procedimiento disciplinario por cantos homofóbicos provenientes de los mexicanos, pero terminaron descartándose los cargos: sin sanción, ese fue el primer aviso.

Cuando la Selección Mexicana derrotó 3-0 a El Salvador en las eliminatorias de Rusia 2018 apareció la primera multa con la que la FMF se justificó diciendo que no era un grito homofóbico sino “una expresión de la afición que lleva muchos años”... aún así terminaron pagando 395 mil pesos. El castigo no fue suficiente, y durante el partido vs. Alemania apareció una nueva multa de poco más de 200 mil pesos.

Ya no eran suficientes las multas económicas, y comenzaron a aparecer las ‘amenazas’ por parte de la FIFA de quitarle puntos al Tri, pérdida de partidos, juegos sin espectadores, expulsión de un torneo o competencia si el grito no se erradicaba. Parecía que la FMF se hacía cargo del problema implementando campañas, así como la creación de un protocolo en 2019 en la Liga MX y a nivel Selección: el árbitro detendría el partido por unos minutos, y en caso de reincidir, los jugadores se irían a los vestidores… si la situación continuaba, el partido sería suspendido.

En la eliminatoria rumbo a Qatar, se aplicó un registro de aficionados durante los partidos ante Costa Rica y Panamá, donde únicamente se permitió el acceso a 2 mil personas para hacer pruebas de nuevas políticas de acceso: los aficionados registraban su boleto y obtenían un código QR que presentaban en el estadio junto a una identificación. Las personas que fueran retiradas del estadio por incidir en estos actos de discriminación quedarían vetados por 5 años de los partidos del Tri operados por la FMF.

El Preolímpico de CONCACAF 2020 en Jalisco no se salvó, y el grito homofóbico se escuchó en repetidas ocasiones, lo que desencadenó en dos partidos de veto para la Selección Nacional en las eliminatorias de Qatar, pero terminó reduciéndose a uno, ya que se pagó en el encuentro ante Jamaica. Los juegos ante Canadá y Honduras no fueron la excepción, y terminó en dos juegos de veto más una multa cerca de 2 millones 288 mil pesos.

Pese a los protocolos instaurados por la FMF, no se ha logrado erradicar por completo el polémico grito; aunado a esto, los aficionados siguen siendo expulsados de los estadios.

Josh Cavallo: El miedo por ser gay en Qatar

Desde Justin Fashanu, el primer futbolista en activo que se declaró públicamente gay en 1990, no había futbolista que replicara esto... Hasta Josh Cavallo en 2021, jugador australiano del Adelaide United: “Lo único que quería era jugar futbol y ser tratado como el resto de los jugadores (...) Soy futbolista y estoy orgulloso de ser gay”.

Los mensajes de apoyo a Cavallo por hacer pública su orientación sexual no se dejaron esperar, pero con el Mundial de Qatar en puerta, durante un diálogo con el podcast Guardian’s Today in Focus, confesó su temor por acudir a un país que no acepta a la comunidad LGBTIQ+: “Leí algo sobre que Qatar aplica la pena de muerte a la gente gay, es algo de lo que tengo mucho miedo y me hace no querer ir allí (...) En un país que no apoya al colectivo gay y que pone en riesgo nuestra propia vida, me aterra y me hace pensar si mi vida es más importante que hacer algo realmente bueno en mi carrera profesional”.