Mikel Arteta: De superar una cirugía a corazón abierto, a jugar y dirigir en el Arsenal

Mikel Arteta es uno de los técnicos con mayor proyección en la Premier League.

El DT español sufrió un mal cardíaco a los dos años de edad

Antes de brillar como jugador y ser DT del Arsenal, Mikel Arteta tuvo que ganar el partido más importante de su vida fuera de las canchas.

Durante el documental “All or Nothing”, transmitido en la plataforma Amazon Prime y que retrata el día a día del Arsenal en la temporada 2021-22, Arteta narra cómo con sólo dos años de vida tuvo que luchar contra un mal cardíaco que le obligó a someterse a una intervención quirúrgica.

El ex mediocampista del Arsenal y el Everton, aseguró que en aquel entonces se realizaban muy pocas cirugías a corazón abierto en España y a su edad, por lo que su caso fue tomado de forma muy especial por los médicos.

Tuvieron que abrirme el corazón y examinarlo. Fue una de las primeras cirugías que se hicieron de esa manera en España, así que no sabíamos cómo iba a terminar.... Todo se desarrolló con normalidad y pude cumplir mi sueño de ser futbolista profesional”, dijo Arteta en entrevista con la BBC.

El nacido en San Sebastián reconoció que, tras su cirugía, los médicos dieron pocas expectativas para desempeñarse como un atleta de alto rendimiento. Arteta fue contra los pronósticos y su dedicación le llevó a jugar en varias de las ligas más importantes del mundo.

Arteta es canterano del Barcelona, pero profesionalmente debutó en el PSG a los 17 años, posteriormente jugó en el Rangers, Real Sociedad, Everton y Arsenal, donde explotó su mejor nivel e incluso fue capitán de los Gunners bajo la tutela de Arsene Wenger.

Al ponerle fin a su carrera profesional en 2016, Arteta se unió al Manchester City como asistente técnico de Josep Guardiola, donde se desarrolló hasta diciembre de 2019 para finalmente aceptar una oferta de los Gunners para ser su DT.

“Me decían que no puedes hacer eso, que no puedes exponerte tanto, que no podemos llevarte al límite de tu capacidad cardíaca... Pero siempre me llevaba al límite”, sentenció Arteta.